¿Cómo superar los temores al momento de "poner la tarjeta" en Internet?

NOVEDADES.

26.jun.2014

PUBLICADO EN:

¿Cómo superar los temores al momento de "poner la tarjeta" en Internet?: 25-06-2014 Los mayores miedos de los internautas relacionados a la seguridad en la web residen en el robo de identidad, de contraseñas y fraudes electrónicos. También los virus, software espía y la sustracción de datos de los plásticos y las claves de acceso a las cuentas personales
Comprar es un acto que rebasa por mucho la transacción de intercambiar dinero por mercancía, porque implica estar expuesto a una cantidad infinita de información y ser víctima de un sinfín de esfuerzos de seducción y exposición a la mirada atenta de quienes buscan sacar algún provecho a expensas de uno. Las ventas en línea aumentaron en forma considerable y es una versión más cómoda que la visita a un centro comercial o una tienda. Se estima que para el 2016 las transacciones on-line aumentarán un 15% en comparación a lo que representaron en 2012, a nivel global, según datos de la empresa Blue Coat, que analiza y monitoriza tráfico en la web. Esta suba implica una serie de riesgos y desventajas ya que los consumidores ingresan información sobre sus cuentas bancarias y sus preferencias, lo que deja un antecedente valioso para los cibercriminales. A continuación algunos datos sobre el perfil del comprador en línea, provistos desde Blue Coat: 42% de estos usuarios pagan con tarjeta de crédito, 29% con tarjeta de débito, 16% utilizan una forma alternativa de pago, 7% con sistema de prepago o certificado de regalo y 6% con un plástico de la tienda en la que están comprando. 42% de las personas que compran en Internet, lo hacen porque piensan que hay mejores precios en la red. 45% de los individuos nacidos entre 1980 y 2000 (la generación Y o del milenio), pasan más de una hora en sitios web de compras. Las madres nacidas en esta generación pasan 17,4 horas a la semana en redes sociales (cuatro horas más que el resto de las madres). Estos datos, más allá de resultar curiosos se antojan inútiles. Sin embargo, revisándolos bien se pueden ver que implican el movimiento no sólo de grandes sumas de dinero sino de una enorme cantidad de información. Pagar, el inevitable acto que pone punto final a toda transacción comercial, en el mundo actual deja huella. Basta dar un vistazo al día a día de una persona. Piense en la cantidad de veces que firma por una compra que paga con la tarjeta de crédito. Ese voucher no es sólo la autorización de la operación, es un documento que testifica el registro de lo que se compró, y a qué hora, dónde se adquirió, cuánto dinero disponible queda en la tarjeta de crédito (o débito), y es sólo un eslabón en una larga cadena con la que se podría recrear el recorrido por las calles de la ciudad. Los riesgos que quedan abiertos al efectuar estas transacciones y arrojar más información a las bases de datos de los bancos y negocios donde se hacen las compras, es mucho y muy variado. Si se considera que toda operación que se hace en la red, o que al hacerla atraviesa Internet (como pagar con la tarjeta de crédito) nutre una base de datos, se observa la importancia de estar protegidos no sólo como individuos sino como empresas donde las personas utilizan la conexión para comprar en línea, entre otras cosas. Desconfianza La Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) informó que un 73,4% de los usuarios de Internet consulta regularmente en la web para analizar sus opciones de compra y toma la decisión basado en la información que encuentra en línea, aunque luego efectúe la operación en un establecimiento físico. El estudio realizado a fines del 2013, estima que este tipo de ventas físicas que se deciden en línea representan unos 200 mil millones de pesos, 8 veces el comercio electrónico actual. Para Javier Buitrago, country manager de la plataforma de pagos DineroMail by PayU, la variedad en las opciones de pago es un factor determinante para promover el crecimiento del comercio electrónico en la región, porque permite a las tiendas virtuales llegar a un mayor número de clientes. "Aunque en la Argentina el 80% de la población está bancarizada, aún se evidencia la desconfianza de las personas a la hora de ingresar los datos de su tarjeta de crédito al pagar por Internet", señaló. Según Buitrago, otro de los factores determinantes para el crecimiento del comercio electrónico es la mejora de la experiencia del usuario al momento de comprar, de esta manera, se garantiza no sólo la confianza y la seguridad sino también la agilidad en los procesos. Esto da como resultado una experiencia positiva que lleva a los usuarios no sólo a repetir sino a recomendar las compras en línea. "El punto clave de las compras online se basa en la seguridad que se transmite al comprador al momento de realizar el pago", concluyó. Temores bancarios CertiSur, compañía de suministro de soluciones para seguridad, almacenamiento y gestión de sistemas, presentó recientemente los datos obtenidos del "Estudio sobre Seguridad en Internet: la visión de los usuarios" (2014), que llevó adelante la consultora D’Alessio IROL. El informe revela que en 2014 el 62% de los encuestados piensa que Internet es un medio seguro para realizar transacciones y el 75% de los usuarios utiliza el servicio de "home banking", un 6% más que en 2013. Sin embargo, los mayores miedos de los internautas relacionados a la seguridad en la red residen en el robo de identidad, de contraseñas y fraudes electrónicos, los virus, sustracción de datos de tarjetas de crédito o claves de acceso, y software espía. El estudio revela que el crecimiento en la utilización del "home banking" se ve afectado por el temor al robo de password, deficiencia en la atención de reclamos por operaciones "online", y complejidad en los sistemas disponibles. "Para reducir los ataques, algunas entidades bancarias establecieron niveles de seguridad adicionales al usuario y contraseña. Entre las metodologías más utilizadas están (ya desde hace varios años) las tarjetas de coordenadas que están llegando al fin de su madurez tecnológica. Otras medidas acertadas son los certificados digitales que permiten la firma de transacciones logrando la mayor seguridad disponible en operaciones del mercado y los mecanismos de generación de claves de único uso (OTP) a través de un dispositivo de hardware o desde el celular", explicó Norberto Marinelli, CEO de CertiSur. Para seguir mejorando la percepción, desde Certisur afirman que las empresas que poseen plataformas de transacciones "online" deben garantizar la seguridad de los datos de sus usuarios. Las medidas de protección más efectivas que pueden adoptar son: Soluciones de autenticación robusta. Autenticación de tokens (sistemas que generan claves de acceso aleatorias) de cualquier formato y proveedor. Autenticación basada en riesgo integrada a la solución. Integración simplificada (soporte a las más populares aplicaciones corporativas como VPN, Webmail, Citrix, Windows logon, SSOs), e integración con herramientas web por API Webservices. Entradas seguras Un caso sobre cómo superar los temores de los consumidores en línea proviene por el lado de Ticketbis Argentina, una plataforma dedicada a la compra y venta de entradas a espectáculos, actúa como intermediaria entre los usuarios que tienen entradas para un evento al que no pueden asistir y los interesados en comprarlas. Gracias a su presencia en unos 40 países ofrece a los interesados la posibilidad de conseguir boletos para todo tipo de eventos en cualquier parte del mundo, explicó Jorge Díaz Largo, vicepresidente de la compañía, durante una conferencia de prensa en Buenos Aires. Esta plataforma supera varias desconfianzas por parte del consumidor, la principal de ellas: que las entradas son 100% originales. Para ello, el vendedor recibe el pago después de la celebración del evento, tras comprobar que las entradas eran válidas desalentando así el fraude. La plataforma solicita a todos los usuarios que publican entradas sus datos bancarios y tarjeta de crédito como garantía de cumplimiento. El funcionamiento de la herramienta es sencillo. Un interesado en vender su entrada se registra en la web y publica la oferta fijando el precio libremente. Cuando otro individuo la compra, Ticketbis se pone en contacto con el vendedor y comienza la gestión del envío. El papel de la empresa como intermediario es fundamental para garantizar que todo el proceso se lleva a cabo sin ningún imprevisto. La compañía pone a disposición de sus usuarios distintos mecanismos de seguridad que garantizan que las entradas son totalmente originales y que llegan a tiempo para el evento. Consejos Ana María Sandoval, vicepresidenta comercial para la Argentina y Colombia de DineroMail by PayU, brindó los siguientes consejos para realizar compras de manera segura y aprovechar los beneficios que brinda Internet: Comprobar las páginas web Muchas veces, los ciberdelincuentes copian webs con apariencia real de hoteles, restaurantes, compañías de vuelo, de alquiler de autos o casas de campo. Compruebe que es una página segura. Debe tener sello de confianza "online" que lo declare confiable, o ser página segura (aparece "https" en la barra de navegación). Además, navegue por la página; si nota algo sospechoso, no realice ninguna transacción. Cuidado con el spam A través del spam pueden llegar ofertas increíbles de paquetes de viajes al igual que muchos virus y malware que los ciberdelincuentes utilizarán para entrar a los equipos. Nunca se confíe: suele pasar que al hacer clic sobre un mensaje maligno se puede descargar un programa espía que hará vulnerables sus datos personales e información de tarjetas de crédito. Leer las condiciones del antes de comprar Por aburrido que sea, es importante entender bien las condiciones de la compra, las obligaciones legales y los procedimientos de pago. Así evitará posibles sorpresas desagradables o problemas futuros. No le tema a los pagos por Internet Las plataformas de pago "online" son una alternativa segura para realizar compras por Internet. Éstas cuentan con certificaciones y estándares de seguridad. DineroMail by PayU, por ejemplo, cuenta con la certificación PCI–DSS, el más alto nivel de certificación a nivel mundial en seguridad transaccional. Esta verificación asegura la protección y confidencialidad de la información de los usuarios cuando realizan sus pagos por Internet, ya que la información viaja encriptada en la red, minimizando los fraudes electrónicos. Fuente: Iprofesional LINK: